La fuerza de los tópicos

Estos días he jugado a Obscure II de Hydravision, y para ser un juego de bajo presupuesto que en su momento recibió críticas como mucho tibias me ha resultado bastante curioso, aunque más por cuestiones laterales que por el juego en sí, que como decían esas críticas es bastante normalito. Por una parte está bien que para variar los malos no sean unos químicos malvados de una multinacional farmacéutica sino unos botánicos, y que la fuente de la “infección zombi” sea una flor, en una época en que cada vez se utiliza más la palabra “natural” como si fuese un sinónimo de “inocuo”.

Sigue leyendo