El Vuelo del Fénix

Mi hermano tiene siete años más que yo, y durante algún tiempo coincidimos en el mismo colegio, mientras yo estudiaba los primeros cursos de primaria y él los últimos de bachillerato. Como buen hermano mayor, todos los días al acabar las clases me llevaba a casa, cogiéndome firmemente del cogote para asegurarse de que no me escapaba corriendo. Pero como no todo puede ser disciplina y orden, frecuentemente hacíamos una parada en el camino para echar una partida a alguna recreativa.

Sigue leyendo