En el laberinto

Años antes de “El corredor del laberinto”, SEGA creó un arcade ambientado en un laberinto, diseñado como programa de educación y entrenamiento, pero que se había ido de madre, dejando a una serie de esforzados guerreros atrapados en su interior. En aquella época, para mí el juego era una adaptación del laberinto en el que los Sartán encerraron y abandonaron a sus enemigos centenarios, los Patryn, para intentar “curarlos” de su afición por la guerra. Esto ocurría en “El Ciclo de la Puerta de la Muerte”, de Margaret Weiss y Tracy Hickman, autores más conocidos por sus ciclos de la Dragonlance, aunque para mí otras de sus obras como La Espada de Joram, La Rosa del Profeta o el mismo Ciclo de la Puerta de la Muerte son más interesantes. Pero parece que los desarrolladores de este arcade no tenían ninguna de estas influencias en su mente y sólo querían crear un clon de Gauntlet.

Sigue leyendo