Rey de las Tormentas, Devorador de Hombres

Mientras me libro de mi último ataque de “fiebre demoníaca” (y, de paso, también de la fiebre normal, que me ha atacado estos días), aprovecho para poner unos vídeos de mi última partida a Demon’s Souls. El primero es del Rey de la Tormenta, posiblemente un nombre demasiado bonito y altisonante para lo que resulta ser una especie de polilla gigantesca y asquerosa. Jugar a este nivel en el modo Nuevo Juego+ resulta bastante satisfactorio, no por poder matar al “Rey” en sí, que, empleando la espada “Soberano de las Tormentas” que el juego amablemente nos regala en este nivel, tampoco es muy difícil en la primera pasada, sino para darse el gustazo de acabar con toda su prole. En una primera partida, y con un equipo poco adecuado, esos bichos voladores que te acribillan a aguijonazos mientras te arrastras por unos acantilados estrechísimos, volando siempre un poco más allá de tu alcance, son un auténtico martirio. Pero con un poquito de espacio y un buen arco la cosa cambia.

Sigue leyendo