Don’t worry about quality. I’ve got quantity!

Así habla Rodin mientras lanza una pistola tras otra. Son sólo dos frases, pero encierran la filosofía según la que funcionan muchísimas cosas: las fábricas chinas, los restaurantes baratos, el catálogo de PS2. Haga la prueba: es sorprendente la cantidad de situaciones de nuestra vida cotidiana que se pueden reducir a estas dos frases.

Sigue leyendo

Anuncios