En el filo de la navaja

Treasure tiene una habilidad especial para idear juegos de acción en los que una vuelta de tuerca a un detalle de la mecánica del juego, en apariencia insignificante, de repente trastoca todo y crea un juego completamente diferente. Bangai-O, una de las joyas del catálogo de mi querida Dreamcast, puede que no ocupe un lugar de honor en la memoria colectiva de los jugadores a la altura de otras creaciones de Treasure como Radiant Silvergun o Ikaruga, pero ilustra esta cualidad a la perfección.

Sigue leyendo