Dos Poderosas Razones

Qué tiempos aquellos, cuando cuatro píxeles bamboleantes eran suficiente reclamo para un juego. En Insects In Space, unos malvados insectos han arrasado la humanidad y sólo han sobrevivido unos pocos bebés. Así que depende de la Diosa de la Maternidad defender a esos últimos bebés. Por supuesto, es absolutamente natural que lo haga estando completamente desnuda. Quién sabe las necesidades de alimentación que podrían surgir por el camino.

Por si a alguien le pudiesen pasar desapercibidos sus movimientos insinuantes mientras vuela, o la pantalla de presentación en que la anatomía de la diosa aparece convenientemente ocultada tras unas plumas, el manual se encarga de dejarlo bien claro: la principal característica de nuestra diosa es que tiene “unos grandes pechos”. Y ciertamente lo son. Analizando las imágenes puede apreciarse que son casi tan grandes como su cabeza.

No podemos juzgar muy duramente al juego. Después de todo no es más que otro clon de “Defender”, e incluso allá por 1990 el mercado de los videojuegos era ya muy duro para una empresa pequeña. Algo había que hacer para marcar la diferencia. Pero el caso es que el juego no está mal. Es dificilillo como corresponde a su época, pero tiene buen ritmo de juego, y técnicamente cumple. Y como no deja de ser un plagio de un buen juego con una buena fórmula, pues ha envejecido bastante bien, mejor que algunos otros juegos que estaban mejor considerados en su época.

Anuncios

One thought on “Dos Poderosas Razones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s